Tema 7: El exilio y la época persa

 

 

Aula de Biblia    >>    Historia de Israel

 

 

1. Exiliados y repatriados

 

2. Judá durante el exilio

 

 

3. Primeros conflictos de la época persa

 

 

4. La reforma de Esdras-Nehemías

 §         Esdras (458 a. C.), sacerdote, es nombrado letrado, funcionario real, para la “ley del Dios del cielo”. Lleva a cabo una reforma jurídica que en realidad es una reforma de la religión. El estamento sacerdotal del templo busca un compromiso con la población del país, con el fin de ampliar el círculo de influencia del nuevo culto. Este “compromiso histórico” es la Ley de Esdras. Su aceptación equivaldría a aceptar la pertenencia al pueblo judío.

§         ¿Cuál es el contenido de esta “ley de Esdras? Se han propuesto varias alternativas:

o       El escrito sacerdotal (P)

o       El Pentateuco entero.

o       Una versión del Pentateuco anterior a la versión actual.

§         Nehemías (445 a. C.) lleva a cabo esta reforma, y a partir de ahora cada judío o israelita antiguo tendrá que decidir entre incorporarse al santuario de Jerusalén o abandonar la religión.

§         Estas reformas dieron al templo y a su personal un puesto dominante en el aspecto social, económico, político y religioso.

 

5.    El conflicto con los samaritanos

 

6.    La religión del judaísmo del Segundo Templo

§         EL TEMPLO.- El centro de toda la vida religiosa y social es el Templo de Jerusalén. Su santidad se extiende gradualmente a todas las estructuras sociales y políticas. Lo sagrado se amplía a la Ciudad entera, y es ahora cuando Jerusalén cobra el carácter de Ciudad Santa. Desde Jerusalén, toda la Tierra Prometida adquiere este carácter.

§         LA LEY.- "De Sión saldrá la Ley / y de Jerusalén, la Palabra del Señor" (Is 2,3). Desde el Templo, bocas sacerdotales exponen la Palabra del Señor, que es su "Torá", su "Enseñanza", su "Ley". No estamos seguros si por "Ley-Torá" se entiende en este momento el Pentateuco tal como lo conocemos hoy. En cualquier caso, se empieza a acuñar la idea de la centralidad de la Torá, que tiene un doble cometido:

§         Es la señal de identidad judía dentro del imperio persa, y en cierto modo como su "estatuto de autonomía".

§         Es la reguladora de toda la vida del ser humano, que de este modo coloca toda su existencia, hasta los detalles más pequeños, bajo la mirada de Dios.

 

§         EL PUEBLO.- Como decíamos antes, a partir de ahora "Israel" es el nombre de una comunidad religiosa. Ella es la heredera de las promesas que Dios hace a Abraham, y por tanto la única comunidad que tiene derecho a poseer la Tierra. Pero no todo habitante de la Tierra Prometida es Israel; hay unas señales de identidad, que constituyen la norma para pertenecer a "Israel":

§         Una línea de antepasados que se remonta hasta Abraham; para demostrar esta unidad de linaje, se confeccionan genealogías.

§         La "alianza de la circuncisión", la señal del pacto de Dios con Abraham.

§         El cumplimiento de la Ley de Moisés.

 

§         EL MONOTEÍSMO.- "Un único Templo, una única Ley, un único Pueblo... porque hay un único Dios".  Es ahora cuando la exclusividad de Yahvé como Dios único de Israel llega a sus últimas consecuencias: "Yo soy el primero y yo soy el último, no hay dios fuera de mí" (Is 44,6). Él no sólo es el Dios de Israel, sino también el Dios que creó el mundo, y el "Dios del cielo", el "Señor del mundo", que domina sobre todos los reyes de la tierra. Es el Dios soberano supremo, que no se deja manipular por el hombre, y por tanto, que no tiene imagen.

 

§         RECHAZO DE LAS DEMÁS FORMAS DE "YAHVISMO".- La necesidad de mantener clara la identidad judía obliga a la eliminación de otras formas de judaísmo "pre-deuteronomista", tal como se viviría todavía en ciertas zonas rurales, o en antiguos santuarios locales, o en regiones geográficamente lejanas. A partir de ahora existirá una única forma de servir a Yahvé.

 

7. La literatura del judaísmo del Segundo Templo

§         La necesidad de clarificar qué es  Israel obliga a recrear instituciones que definen su identidad:

o        Una historia común: un antepasado común (Abraham), la conquista de la Tierra "con el brazo fuerte de Yahvé", una monarquía ideal (David), etc. Todo esto será el núcleo de las tradiciones narrativas que están en la base de los relatos del Pentateuco, la historia deuteronomista y la historia cronista.

o        Una legislación común, que preceptúa todos los ámbitos de la vida, cuyo núcleo es la vida litúrgica, y cuyo redactor es Moisés.

·         Es una época que no nos ha dejado grandes hazañas históricas, ni casi ningún testimonio arqueológico o epigráfico, pero que sin embargo legará un gran herencia literaria. Este Israel, la sociedad judía del Segundo Templo, será el autor de:

o        El Pentateuco, aunque nos sea imposible precisar con más exactitud cuándo se termina de componer, y sólo podamos conjeturar alguna hipótesis sobre qué tradiciones pueden estar detrás de su redacción, cuándo surgen y cómo se combinan entre ellas para dar el Pentateuco actual.

o        La historia deuteronomista, tras la experiencia del Destierro y el Retorno, que hacen reinterpretar la historia de modo nuevo.

o        Probablemente la última edición de los libros proféticos, recopilando y agrupando de forma inteligente materiales más antiguos.

o        Otros escritos que se van incorporando a la Biblia hebrea, como la historia cronista, las narraciones ejemplares, las composiciones poéticas, obras de la literatura sapiencial.

  

 

Escribe al profesor (José Alberto Garijo) si tienes alguna duda